¿Cuándo meditar?

Sé perfectamente que nuestro día a día puede llegar a ser muy estresante. Entre el trabajo, nuestro look y nuestra vida social, es difícil darnos un tiempo para nosotros mismos. 

No te preocupes, tengo buenas noticias para ti, todos, por lo menos una vez, hemos meditado. Meditar no es solo sentarte con los pies cruzados y buscar tranquilidad.

 

Hay muchas cosas que hacemos día con día que pueden considerarse meditación. Una meditación interna consiste en darnos un espacio, pensar con tranquilidad y sentirnos bien con lo que sentimos.

 

Una caminata, estar sentados en nuestro lugar de trabajo o inclusive acostados, todo cuenta como un proceso de meditación.  Si buscas la respuesta a cómo, cuándo y dónde comenzar a meditar, estas recomendaciones te encantarán.

Paseando a tus perros

Tener mascotas es lo mejor. No solo son una parte especial de nosotros, nuestros bebés también fomentan a que tengamos actividad física y podamos despejar nuestra mente para enfocarnos sólo en lo que está alrededor.

 

Cuando paseamos a nuestros perrijos, nos podemos concentrar en el cielo, los árboles y los sonidos, esto lo podemos utilizar perfectamente como instrumento para meditar.

Siempre podremos aprender de lo que hacen los perros, están concentrados en sí, olfatean el aire, plantas y flores, controlan su respiración, exploran. ¡Esto es 100% mindfulness!

Dándote un baño

El plan perfecto salió durante un baño. Esto es porque cuando nos bañamos estamos en paz y concentrados.

 

Para hacer del baño un proceso de meditación un poco más formal, siente tu piel, tus curvas, y tus huesos. Cierra los ojos y disfruta al máximo el agua cayendo sobre tu cuerpo.

 

Explora tu mente. Acompaña este proceso con tus productos de baño favoritos y siéntete en plenitud contigo misma.

Mientras cocinas

Meditar es estar presente en cada momento. Qué mejor que cocinar para tener un momento de concentración y enfoque.

 

Concéntrate en los olores y sabores. Disfruta el sonido del agua hirviendo. Haz del platillo una meta. Ya sea que cocines para ti o para alguien más.

 

Haz del momento en la cocina, una experiencia de placer sensorial.

Durante una clase

Una clase puede tornarse un poco aburrida algunas veces. Si dominas el tema que está siendo expuesto, aprovecha un momento para pensar y concentrarte en una lectura.

 

¿Alguna vez te ha pasado que los sonidos de voces te relajan? El sonido de voces, muchas veces te puede inducir en un proceso de trance. Esto es muy común en terapias guiadas.

 

Es por ello que si hay algo personal que quieras trabajar a través de la meditación, es posible alcanzarlo durante una clase, junta o exposición. Simplemente procura no distraerse tanto y procura encontrar el momento adecuado.

Espero que estos consejos te funcionen y no olvides etiquetarnos en instagram y utilizar el hasgtag #alloowcares para que juntos podamos seguir tu progreso.

 

¡Hasta la próxima!

recibe nuestro newsletter semanal
  • Ciudad de México, 11500

  • Tel: 5513331411

© 2020 by Alloow. 

Todos los derechos reservados

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon